Lucas Blanco Acosta - ¡Para elegir con libertad!

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Espacio disponible para usted

Espacio Disponible para su marca

Por qué la oposición venezolana después que ganó ampliamente la Asamblea Nacional, no quiso presentarse más en elecciones y que tiene que ver en esto el establecimiento norteamericano.

Es bastante contradictoria está conducta, y deja que decir mucho; porque antes de este contundente triunfo, en Venezuela, mientras la oposición “perdía elecciones”  denunciaba el evidente fraude, continuaba presentándose en los comicios. Salvo cuando le entregaron al gobierno casi la totalidad de la Asamblea Nacional en el año 2006, por inasistencia de la oposición en estas elecciones. Entregándole al chavismo casi la totalidad de la Asamblea Nacional en ese año, a partir de allí se intensifica el desmantelamiento legal del aparato productivo venezolano, repitiendo la oposición la incongruente conducta de fortalecer al gobierno.
Pero después de diciembre de 2015 que ganaron ampliamente, contraproducentemente concretan realizar formalmente el evidente reclamo de los fraudes reiterados durante el gobierno de Chávez y la elección de Maduro, y empiezan esta discusión. Así, a la medida que avanzó el año 2016 acentuaron esta protesta sobre el adulterado registro electoral, sobre las ventajas, arbitrariedades y el sin fin de irregularidades del Consejo Nacional Electoral (C.N.E.) venezolano.
Caldearon tanto la situación, que a finales de 2016 aceptaron la intervención del Vaticano, que con conocimiento de causa se prestó para este teatro desorientador. Finalmente en abril de 2017 la oposición y el gobierno rompen el diálogo y empiezan las protestas y disturbios callejeros y el gobierno aprovecha estos lamentables hechos para acusarlos de terroristas y excluirlos de las elecciones. Asistiendo el gobierno prácticamente solo en el 2017 y 2018 a las falsas, autoexclusivas y muy postergadas elecciones.
Pero, paralelamente a estos hechos entre 2016 y 2018, lo que se acentuó en Venezuela fue la emigración, la hiperinflación, la escasez de alimentos y la muerte de venezolanos por falta de medicamentos; por consiguiente, la ausencia de muchos venezolanos. El panorama actual con los que han emigrado y los que han fallecido por falta de alimentos y medicamentos, suman una gran cantidad de votos que favorece doblemente al gobierno.
Favorecen dos veces porque hay que tener en cuenta que en Venezuela los abstencionistas y los difuntos  siempre ejercen su voto en elecciones de asistencia masiva; entonces, estos electores que estaban adversando al gobierno, ahora pasan a ser un electorado latentemente potencial a favor del gobierno por las intrínsecas irregularidades electorales venezolanas.
Esta narrativa cronológica no es un cuento de ficción sino la realidad amnésica de la política venezolana, donde la dirigencia opositora se equivoca adrede y de continuo, para cederle finalmente el máximo terreno, mejores condiciones y mas  tiempo al gobierno; con el fin de desarticular cualquier fortaleza u oportunidad que tenga el pueblo venezolano para librarse de su pesadilla. Esta muy claro entender que con la presencia de todos los  venezolanos que se han ido a otros países o al otro mundo, ya no había manera, ni modo posible de que triunfara un fraude. Eso quedó demostrado en las elecciones del año 2015 donde se eligió la actual Asamblea Nacional en 2015.
Cómo escribí en el año 2014, en el artículo titulado: “A pesar de todo, es muy necesario ir a votar”, explico allí que a pesar del fraude reiterado que se venia llevando a cabo durante el gobierno de Chávez y Maduro, que el modo de anular tal trampa era que la población se hiciese presente en las elecciones y no hiciera caso del desánimo inducido en los medios. Esta actitud, si se generalizaba anularía el fraude electoral, como después sucedió en las elecciones de 2015.
El tema del fraude electoral venezolano reiterado lo aborde hasta con denuncias que introduje en la fiscalía local y nacional en año 2010. También lo detallé y amplié en varios artículos, que aún están presentes en mi web. Después del gran revés del gobierno en  2015, tanto la dirigencia opositora y el gobierno sabían que el electorado venezolano estaban más dispuestos a votar, con más voluntad y entusiasmo  que las mismas elecciones de 2015, porque por primera vez habían ganado ampliamente.
Entonces, tanto el gobierno como la dirigencia opositora clave, optó  nuevamente por crear un ámbito de desorden y desánimo general que condujese nuevamente a la  desmoralización del electorado venezolano; es decir, a la abstención. Así fue que introdujeron estás nuevas marchas y protestas, por su parte el gobierno indujo la hiperinflación,  el hambre extrema, la muerte y la emigración.
Si en 2016 la oposición hubiese continuado presentándose  en las elecciones fácilmente hubiese podido haber arrasado, a pesar de todas las trampas y ventajas del gobierno, para ese entonces no había manera, ni modo de escapatoria para el oficialismo. Porque la fortaleza del fraude es el abstencionismo y su desarticulación, el voto masivo. Pero aún en 2019, no les dan los números, porque la mayoría de adeptos del gobierno y los que portan carnet de la patria, que se benefician de las dádivas gubernamentales que han sustituido la productividad nacional, tampoco a ellos les rinden económicamente estos manipuladores beneficios y en el entramado cónclave gobierno oposición, saben que el descontento va por dentro y que la mayoría se cobrará con el voto antigobierno.
Por lo cual, el gobierno y la dirigencia opositora quinta columnista  necesita más tiempo para activar medidas embellecedoras o populistas, como los continuos, engañosos y criminales aumentos de sueldos que hunden la  producción y aumentan la ya hiperinflación. Por otro lado el fin es acelerar la política de desanimo y desarticulación del electorado venezolano descontento. Porque dado el caso que se presenten imprevistamente unas inevitables elecciones con los mínimos estándares de revisión y supervisión internacional, el gobierno todavía perdería irremediablemente.
En este tramo final es que surge el actual y legítimo gobierno paralelo, nuevamente  con el respaldo mayoritario de la población venezolana. Aquí es donde hay que prestar atención y no repetir o dar lugar a la política ingenua de entregar cheques en blanco que han dado lugar a tantas traiciones y complicidades; porque la dirigencia opositora siempre se ha caracterizado en  portar esta agenda oculta, la cual profundizará la política criminal de continuar disminuyendo, debilitando, desmoralizando y matando al electorado adverso al gobierno, para que disminuye el universo de votantes en Venezuela. Las naciones deberían investigar a fondo esta política brutal y perversa en pleno siglo XXI y a los ojos de todos.
Esto se ha repetido demasiadas veces en Venezuela y lo he venido denunciando en innumerables  ocasiones, de lo cual en esta web hay una larga crónica narrativa a través de todos los artículos escritos desde 2007, denunciando está política criminal, encubierta y traicionera oposición&gobierno. Para Maduro el desacelero del tiempo es indispensable por dos grandes razones. Primero para lograr la disminución del electorado  venezolano que lo confronta y volver a frustrar a esta población descontenta con un nuevo  exceso de  marchas y protestas promovidas por la misma dirigencia opositora, que también comete de adrede desaciertos que inducen nuevamente el  desestimulo y el desinterés para votar.
Desaciertos como la autoproclamación, cuando muy bien se pudo haber hecho una proclamación en el hemiciclo de la Asamblea Nacional, con la anuencia y el voto mayoritario de los ediles, para darle un carácter institucional y no personal como lo ha sido la autoproclamación, como arma de autodescredito. Por qué se realizó en una plaza y de paso llamada Juan Pablo II, es este otro mensaje masónico de disuasión y seña de seguridad al gobierno; de que sus adversarios están precisamente controlados.
Si aseguraron que cada suceso debía ejecutarse a su tiempo, por qué se llevó acabo una autoproclamación incongruente y descontextualizada con lo que venían exponiendo, más vale pareció un matrimonio a punta de pistola. A tal punto, que horas antes, el mismo 23 de enero, me vi obligado a publicar un artículo al respecto, criticando el retardo de la proclamación y para que se llevase a cabo lo antes posible, porque no se vislumbraba. Otro desacierto es el hecho de por qué recogen las firmas del público presente en los cabildos, será que al final aspiran conformar otra lista Tascón, para ser más precisos en la anulación, desarticulación y aniquilación del pueblo descontento, después que logren su aspirada  y nueva estabilidad, como sucedió el 11 de abril de 2002, donde el gobierno se depuró de sus oponentes internos y se fortaleció.
Es como la reciente e “inexplicable” subida del dólar oficial  de 700 BS a 3200 BS por dólar, que desplazó al mercado negro; que llegó a 4500 o 5000, cuando Maduro se juramentó y que actualmente bajó a 2500 bs, después del arribo de Juan Guaidó. Esta comprobado que el dólar sube cuando Maduro se afianza y baja cuando sucede lo contrario; cuando se afianza huyen las inversiones (los dólares), por los cual, por su escasez, las divisas extranjeras suben de precio en el país. Pero cuando se debilita o hay probabilidad de que el gobierno sea removido, se aumenta la compra de bienes y servicios Venezolanos, por lo cual hay muchas divisas y bajan de precio.
Es el principio económico de la oferta y la demanda explicado con los tomates; muchos tomates en el mercado, bajan de precio; pocos tomates o divisas, aumentan de precio. Entonces, el gobierno ha hecho esta maniobra “inexplicable”, de subir el dólar oficial más que el mercado negro; es por supuesto, para atraer en baja las remesas y divisas; porque los apostadores normales, dan como un hecho la salida del gobierno y la futura y continua baja de la divisa.
Pero como el gobierno y su grupo mercantil está constantemente recibiendo los santos y señas de la dirigencia opositora cómplice, que les generan confianza y seguridad de su futura estabilidad, y que cuando está se presente y el dólar u otras divisas se disparen, ya el gobierno habrá rastrillado el mercado y tendrá la mayoría de divisas ya en alza, compradas a menor precio para ruina de muchos.
Solo esta vaticinada maniobra  demuestra la complicidad secreta entre el gobierno y otras organizaciones e instituciones de renombre mundial y la misma dirigencia opositora. Esto debe hacer reflexionar a los que sinceramente estamos involucrados como simples ciudadanos en el bien de nuestras naciones. Porque está complicidad no es tan solo en Venezuela, sino en todas las naciones, y que sino terminamos de despertar ante ella, el mundo terminará esclavizado ante este poder criminal y global, que está disfrazado de paz y muy bien organizado. En este mundo la historia a clasificado a muchos personajes de héroes y valientes, en guerras y batallas falsas o arregladas; donde sus protagonistas prefirieron lucir su ego “visionario” por temor a la verdad y la muerte.
Por otro lado o segunda premura del gobierno, a este le conviene los retardos porque su aliado secreto, el establicimemt norteamericano actualmente no controla el gobierno estadounidense, y con esto, ambos tienen una gran piedra de tranca; por el abrupto e imprevisto gobierno de Donald Trump, que desde su inicio confronta una verdadera cacería de brujas, como muy bien expresa el mismo Trump. Esta complicidad del gobierno venezolano con los anteriores gobiernos norteamericanos también la he argumentado ampliamente en diversos artículos presentes en esta web: www.cronicabiblica.com
Propongo que para la solución de este entramado contubernio se invoque el principio eclesiástico o salomónico, que reza: “que todo debe terminar como empieza”. La ultima fase de estás complicidades y conspiraciones patrocinadas por los establiciments rusos y norteamericanos se originaron en la guerra fría, para obviar la ya bien ampliada y explicada subyacente presencia jesuita. Por lo cual, para darles termino definitivo a estas complicidades monopolistas, deben liquidarse en el mismo origen y orden que insurgieron y no solo en Venezuela.
La guerra fría fue la confrontación bélica indirecta entre EEUU y Rusia, que se realizó a través de otros países. Pero aún, por ingenuidad, conveniencia o cinismo, no se detalla la confrontación directa entre EEUU y Rusia, que es la de la infiltración rusa entre las instituciones norteamericanas, principalmente entre las instituciones políticas y de seguridad estratégica, siempre con el zángano aval del poder ejecutivo norteamericano a través de sociedades secretas, excepto con el presidente actual Donald Trump y el asesinado  Jhon Kenedy.
El uso de ciudadanos jurados, que sin escrúpulos traicionan sus propios países, es muy común entre estas organizaciones secretas en sus altos grados; porque ellas parten de una nacionalidad y propósito universal, renegando del medio y modo local; y de lo primero que se encargan es de dominar los medios de opinión; los manejan de tal modo que convencen al público en general que su propia existencia y su libre desenvolvimiento entre las instituciones se llegue a concebir como paranoico, que quién crea en conspiraciones debe ser digno de la burla general.
Actualmente el presidente norteamericano está siendo investigado por una injerencia rusa en las elecciones en las cuales quedó presidente, se señala que los rusos intervinieron en las comunicaciones de los demócratas para favorecer a los republicanos. Por lo cual se acusa a Donald Trump de una complicidad con Rusia, por eso a esta investigación se le denomina rusigate; porque se aspira con esto lograr la salida de Trump; noticia anhelada y hasta esperada con seguridad por el gobierno de Venezuela, porque sabe y entiende que la confrontación actual con E.E.U.U. no se trata de un teatro mediático como los acostumbrados con Bush y Obama.
Entonces, esta investigación debería bifurcarse, denominando su otro brazo investigativo democratagate y llegar a investigar cómo los rusos lograron jaquear a los demócratas y que grado de complicidad hubo entre ellos y hasta algunos republicanos. Investigar antes de la elección de Trump, que parámetros tuvo el establiciments norteamericano para caer en el exceso de confianza que les dieron sus frustradas encuestas que los llevaron a dar lugar a abrir después de las elecciones esta investigación de espionaje ruso; también averiguar si fue un plan emergente o de contingencia, para una futura y expedita salida de Trump. Es necesario abordar está investigación para que se deshilache o descubra finalmente las viejas infiltraciones rusas, que desde hace mucho aspiran minar a EEUU.
No es una casualidad histórica que el actual gobierno norteamericano esté al margen de esta traición y tenga la oportunidad y las herramientas para ponerla al descubierto. Lo único que le falta para llevar a cabo esto, es precisar y entresacar los funcionarios fieles a su nación, para asignarles esta tarea. De este modo el gobierno solucionará el acoso desmedido al que actualmente es sometido, desmantelará la conspiración contra su propia nación y saldrán a luz las complicidades de supuestos líderes nacionalistas del tercer mundo, que solo fueron traidores a sus naciones y propios seguidores; como es el caso de Fidel Castro, Hugo Chávez y Nicolás Maduro.
Esta arma de instrucción masiva de cuarta generación paralizará y desmoralizará cualquier grupo o brote que surja en defensa de la persistente mentira a la cual hemos sido expuestos durante tantos años en toda la América. Este es el verdadero modo expedito para llegar a la paz: Traer primero la verdad para que se haga presente la justicia.
Lucas Blanco Acosta
Santanita de Paraguaná
7 de febrero de 2019  
6 A.M.
P.D: Por favor pido disculpas a los lectores por los errores ortográficos y de redacción. Lo que sucede, es que los dos últimos artículos los he redactado con mucho esfuerzo desde mi móvil, sin las herramientas de autocorrección.

Lucas Blanco Acosta

Lucas Blanco Acosta.Todos los derechos reservados. 2010-2011

Facebook Lucas Blanco Acosta @LucasBlancoAcos